Dos no discuten, si LAPSO no quiere.

Dos no discuten, si LAPSO no quiere.

En nuestro afán por conseguir unas comunicaciones limpias, transparentes e incuestionables entre el trabajador y sus empleados, nuestro sistema LAPSO dispone de un módulo de auditoría interna que permite al administrador conocer en todo momento el flujo de información y actuación de todos los usuarios del sistema. Esto incluye los documentos que envía o recibe el trabajador, así como el momento exacto en que éstos son recepcionados y abiertos (leídos) por el mismo.

Recientemente, una empresa que trabaja con LAPSO ha tenido un desacuerdo con una de sus empleadas, que lamentablemente ha desembocado en un proceso judicial no deseado. La discrepancia surgió a tenor de un cambio de contrato, notificado a través de LAPSO, que la empleada aseguraba no haber recibido, lo que supondría un incumplimiento por parte de la empresa de la obligatoriedad de notificación.

Por suerte para nuestro cliente, el módulo de auditoría interna de la aplicación LAPSO pudo certificar, sin lugar a ningún tipo de duda o malinterpretación, que la trabajadora había recibido la notificación en tiempo y forma, así como que la había leído a través del sistema, lo que ofreció a la empresa una poderosa herramienta de defensa aceptada en derecho.

Es este aspecto clarificador y pacificador de LAPSO otro motivo de orgullo para nosotros, además de ser prueba inequívoca de la ventaja de modernizar las empresas y dejar atrás el viejo y oxidado «tu palabra contra la mía». Con nuestra aplicación, y la seguridad que ofrece tener un testigo imparcial de cada movimiento en materia de personal, podrás ahorrar en disgustos y pleitos innecesarios.

En los tiempos que vivimos, dos no discuten, si LAPSO no quiere.

Comments are closed.